laguna del Tobar

parajes singulares: La laguna dE el tobar

El agua es uno de los elementos característicos de la Serranía de Cuenca. Ríos que serpentean por su abrupta orografía, fuentes que manan en valles y montañas, saltos de agua que quiebran el silencio a la vez que acrecentan la belleza del entorno… Y también masas de aguas tranquilas en cuyas riberas deleitarse con la paz y la tranquilidad mientras se disfruta de un paraíso natural. Uno de estos lugares es la laguna de El Tobar.  

Situada muy cerca de la localidad del mismo nombre, apenas a un par de kilómetros, y en pleno corazón de la Serranía Alta de Cuenca, destaca por ser una laguna meromíctica. Esto significa que las aguas más profundas (15-20 metros) no se mezclan con las superficiales (por encima de los 11 metros de profundidad). La razón es que las primeras tienen una alta salinidad, tres veces superior el agua del mar.

Esta característica las hace singulares, por lo que la laguna de El Tobar se ha convertido en una Reserva Natural y un espacio protegido de la Red Natura 2000.

Inicialmente, el complejo estaba conformado por tres lagunas que recibían los nombres de Ciega, Pequeña y Grande. Hoy, tan solo esta última, con un diámetro cercano a los 3 kilómetros. Diversos manantiales naturales y un trasvase artificial del río Cuervo desde el embalse de la Tosca llenan las dos cubetas de origen kárstico que la conforman. El agua sobrante de la laguna se vierte al río Masegar, afluente del Guadiela.


laguna del tobar

La laguna y su entorno es el habitan natural de numerosas especiales de animales, entre las que destacan nutrias, ánades, zampullines, pollas de agua, fochas y porrones). Por tratarse de un espacio de acogida de un buen número de aves acuáticas y ser punto de paso de rutas migratorias, la laguna de El Tobar está reconocida como Refugio de Fauna desde 1988.

En su ribera, podemos encontrar pinos negros y silvestres, sabinas, encinas, boj, enebros… Un paseo por sus alrededores es todo un placer. Podemos optar por seguir el sendero temático de la Laguna Grande y el Torcar de Laguna Seca, o bien recorrer a pie o en bicicleta los numerosos caminos de la zona. 

El acceso hasta la laguna también puede realizarse con vehículo.

Si nuestra visita es en los meses de verano, este espacio está habilitado como zona de baño natural.

Después, como colofón a la jornada, es posible disfrutar de la gastronomía local en los establecimientos de la localidad de El Tobar o de la cercana Beteta.


Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad