Cordero de la Serranía,
producto de calidad certificada

La Serranía de Cuenca es el hábitat natural donde crecen o se crían numerosos productos agroalimentarios especialmente apreciados por su singularidad y calidad. Uno de ellos es el Cordero Serranía de Cuenca, reconocido como figura de calidad agroalimentaria de Castilla-La Mancha.

Este distintivo de calidad engloba a carne de corderos y cabritos procedentes de ganaderías ubicadas en la Serranía de Cuenca en las que se mantienen unas determinadas condiciones en la cría y cebo. 

Por ejemplo, tras 24 días de lactancia, los corderos pastan en espacios naturales, recorriendo a diario varios kilómetros en busca de los mejores pastos. Aún es posible encontrar en esta zona ganaderos que siguen practicando la trashumancia y, con la llegada de los meses más fríos, trasladan los corderos a zonas más cálidas para evitar estabularnos durante el crudo invierno.

La alimentación de estos animales se complementa, en caso necesario, únicamente con piensos compuestos a base de cereales. Esto, unido a que la mayor parte del tiempo los animales se mueven libremente por el campo, evita un exceso de grasa en la carne y la hace tersa y con un sabor suave característico. 

Precisamente en estas condiciones reside el principal secreto de la calidad de la carne del cordero de la Serranía de Cuenca: una alimentación natural y su constante movilidad por campo abierto.

Por sus especiales características y sus cuidados siguiendo los métodos tradicionales, el 1 de diciembre de 2016, el Boletín Oficial de Castilla-La Mancha publicaba la resolución de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural por la que se reconocía al cordero de la Serranía de Cuenca como figura de calidad agroalimentaria.

El reconocimiento va mucho más allá del ámbito geográfico provincial. La carne del cordero serrano está presente en establecimientos de diversas zonas de España y numerosos medios de comunicación se han hecho eco de sus peculiaridades. Esta noticia de Castilla-La Mancha Media es un ejemplo.



El cordero de la Serranía de Cuenca es un manjar elaborado de cualquier forma: a la barbacoa, al horno, en caldereta, etc. En muchos restaurantes de la zona puedes degustar una paletilla de cordero de la Serranía de Cuenca o unas chuletas tiernas y sabrosas. Un producto de proximidad listo para consumir en su momento óptimo.

Asociación de productores

Como promotores de esta marca de calidad se encuentra la Asociación de Productores de Cordero de la Serranía de Cuenca. Bajo su paraguas se incluyen medio centenar de explotaciones agrarias, todas ellas ubicadas en la Serranía de Cuenca. En su conjunto, suman cerca de 45.000 cabezas de ganado.

La asociación trabaja en el fomento, la defensa y promoción de los productos bajo este distintivo de calidad. Con ello, además, busca apoyar el desarrollo económico de la comarca. Por ese motivo, cuenta con el apoyo de la Asociación Promoción y Desarrollo Serrano (Prodese) a través del programa europeo Leader.

Si quieres conocer más sobre ellos, puedes visitar su web: https://corderoserraniacuenca.com/

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad