nacimiento del júcar - Serranía de Cuenca

Nacimiento del río Júcar

El río Júcar es un río serrano. Nace en el corazón de la Serranía de Cuenca y discurre por ella hasta la capital de la provincia. Luego, serpentea por la llanura manchega y pone rumbo al mar de Mediterráneo, donde desembocan sus aguas tras recorrer cerca de 500 kilómetros.

En la primera parte de su camino, nos brinda la posibilidad de disfrutar de paisajes extraordinarios -cañones, gargantas…- y lugares para el recreo, sea cual sea nuestra edad: paseos por sus riberas, zonas habilitadas para el baño, cotos de pesca, espacios ideales para las actividades de aventura…

Hoy queremos acercaros al lugar donde comienza todo: al nacimiento del río Júcar en la Serranía de Cuenca.

Estrecho del Infierno

El acceso se realiza desde Tragacete. Desde la misma localidad, parte una pista forestal asfaltada que conduce hasta el albergue de San Blas. Los tres kilómetros de este trayecto discurren junto a las aguas del Júcar que ya nos ofrece uno de sus múltiples tesoros que merece la pena conocer: la cascada del Molino de la Chorrera. Otro día hablaremos con más detenimiento de este lugar. Mientras, si subís por esta zona, no dejéis de visitarla.

Os recomendamos que dejéis el coche en las inmediaciones del albergue. Desde sus instalaciones parte un sendero señalizado (PR-CU 79). Aunque el trazado va mucho más allá, si seguimos las balizas, en cerca de 2 kilómetros, llegaremos hasta nuestro destino final: el nacimiento del Júcar, en el cerro de San Felipe, a 1.700 metros de altura, en el paraje conocido como Ojos de Valdeminguete.

Hay que tener en cuenta que, dependiendo de la época del año y del acuífero que lo abastece, las aguas pueden emerger a la superficie en distintos puntos. Es posible que seamos testigos del brotar del agua en la parte más alta, pero no es extraño que las veamos surgir en otros lugares a lo largo del paseo.

En el estrecho de San Blas podemos presenciar una curiosidad: si nos figamos con detalle en algunas de las zonas inundadas por el agua podremos presenciar como mana el agua del fondo.


Manantiales del estrecho de San Blas

Un poco más arriba, el estrecho del Infierno es otro de los puntos donde habitualmente observar algunos de los manantiales que abastecen al Júcar. Y todo ello, rodeados de un paisaje espectacular. ¡Una auténtica maravilla!

En el recorrido encontraremos diversos carteles que nos avisarán de las zonas de especial interés y explicarán con detalle a qué se debe la aparición intermitente del río.

Antes de terminar, escucha cómo suena el Júcar nace más nacer. ¿No te apetece subir a conocer este paraje?



Como colofón a esta ruta puedes disfrutar de la gastronomía de la zona en alguno de los establecimientos de las poblaciones de Tragacete, Huélamo, Valdemeca, Uña o Villalba de la Sierra o, incluso, acercarte a la zona de Vega del Codorno y el Nacimiento del Río Cuervo.


Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad