Ventano del diablo: balcón a
la entrada de la Serranía

Para todos aquellos que han elegido la carretera CM-2105 (Villalba de la Sierra) para comenzar su visita a la Serranía de Cuenca, la primera parada obligatoria es el Ventano del Diablo. 

Se trata de un balcón abovedado excavado en la piedra que se localiza en lo alto de la hoz por la que discurre el río Júcar. Desde este punto, a cerca de dos centenares de metros de altura sobre el cauce, tres aberturas permiten observa unas espectaculares vistas de las primeras estribaciones de la Serranía de Cuenca.

La mirada al fondo de la hoz nos permite atisbar el avance de las aguas del Júcar entre el sinuoso y frondoso paisaje. Levantando la vista, el horizonte se pierde entre los farallones de roca caliza que guían el recorrido hasta la localidad de Uña (o el cruce que nos llevará a la Ciudad Encantada). Arriba, es fácil presenciar el majestuoso vuelo de los buitres, entrando y saliendo de las piedras que les sirven de cobijo.

Cuenta la leyenda que este lugar era escenario de las sesiones de brujería del diablo. Desde allí, lanzaba al vacío a quien se acercaba. Incluso, hay quien dice que la cavidad es obra del mismísimo demonio y que la forma que adopta se asemeja a su cabeza. 

El acceso a este balcón natural -acondicionado para la visita- se realiza desde la misma carretera CM-2105, a escasos cuatro kilómetros de Villalba de la Sierra, una localidad que nos ofrece todo tipo de servicios (supermercado, farmacia, restaurantes, bares, cabañas rurales, cuartel de la guardia civil, consultorio médico…). Desde el pequeño aparcamiento, un camino de unos 100 metros de longitud nos acerca al mirador.

Un paraíso para los deportes de aventura

La zona es, además, un entorno ideal para practicar deportes de aventura. El Júcar nos ofrece la posibilidad de disfrutar del descenso de cañones.

Además, en los alrededores existe una vía ferrata con dos recorridos. El primero de ellos (Ferrata Ventana del Diablo K3) recorre horizontalmente el estrecho del Júcar bajo el mirador del Ventano del Diablo. En su trazado encontramos una tirolina opcional de 26 metros de longitud.

Al concluir este recorrido, es posible continuar ascendiendo hasta lo alto del mirador. Esta vía (Ferrata deportiva Ventano del Diablo K4) es más técnica y cuenta con dos puentes tibetanos de cable.

Para acceder a esta instalación, dependiente del Ayuntamiento de Villalba de la Sierra, es preciso contar con una reserva (5€) que se puede gestionar desde la web de la Vía ferrata Ventano del Diablo. También es posible contratar los servicios de guías especializados y alquilar el material necesario (disipador de ferratas homologado, arnés y casco). El acceso a la vía se realiza desde el aparcamiento situado en los túneles de los cortados de Villalba. 

Tanto si quieres disfrutar de los deportes de aventura como si te conformas con presenciar unas espectaculares vistas, el Ventano del Diablo es una parada obligatoria en la Serranía de Cuenca.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad