Mina romana de Cueva del Hierro

Han pasado 1500 años desde que se tiene constancia de la extracción de mineral de hierro en la Serranía Alta de Cuenca, aunque, a la vista de los vestigios de la época, quizás se hiciese desde mucho antes, desde la Edad de Hierro. La importancia de este mineral en algunas zonas queda patente hoy en día en la existencia de localidades como Cueva del Hierro.

El pequeño pueblo serrano -de apenas medio centenar de habitantes- guarda bajo la superficie uno de los principales atractivos: una mina romana en la que se extraía hierro para, entre otras cosas, fabricar armas y útiles para otras minas.

Con el devenir de los tiempos, la mina alcanzó una frenética actividad que estuvo acompañada de la aparición de numerosas herrerías en la Serranía de Cuenca.

En la primera mitad del siglo XX, la actividad fue languideciendo hasta el cierre definitivo de la explotación en los años 60.

Hoy, se conocen más de 5 kilómetros de galerías, aunque no se sabe el tamaño total de la explotación minera.

Recurso Turístico

En las últimas décadas, con el apoyo de iniciativas como los proyectos europeos Leader gestionados por la Asociación Promoción y Desarrollo Serrano (PRODESE), la vieja mina se ha ido adaptando hasta convertir un 10% de su extensión conocida en un espacio visitable donde acercarse a la vida de los mineros destiempo pasados.

En un itinerario de aproximadamente una hora, y siempre de forma guiada, se recorren 500 metros de  galerías, las más amplias y seguras. Las únicas zonas que pueden limitar el acceso son las escaleras de entrada y salida.

La visita comienza en la bocamina abierta en el siglo XX y concluye en una antigua entrada de la época romana.

La siderita ha sido el material más abundante en la mina, con su característico como marrón oscuro. También tenemos la oportunidad de ver limonita o oligisto.

De especial atractivo son las formaciones de minerales que adoptan originales estructuras en techos y paredes.

Un curiosidad es que la temperatura es constante en el interior: se sitúa alrededor de los 16 grados centígrados, sea cual sea la época del año. Por este motivo, es recomendable llevar manga larga durante la visita.

Museo de la Mina

Además del atractivo que supone visitar la mina, junto a ella se localiza un centro de interpretación de la minería. Nos propone un recorrido tanto por la historia de la explotación como las formas de vida de la época romana. 

La muestra de picos, cascos, barrenas, candiles… evidencian la dureza de las condiciones de trabajo bajo tierra.

Espeleología

Para todos aquellos que quieran ir más allá, la Mina Romana de Cueva de Hierro les ofrece la posibilidad de realizar rutas de espeleología por cerca de un kilómetro de túneles que se encuentran tal y como estaban cuando los romanos cesaron la actividad minera.

Durante 90 minutos, los participantes tienen la oportunidad de revivir las condiciones laborales y la dificultad del acceso a las zonas de trabajo.

Dadas las restricciones por la pandemia de COVID-19, te recomendamos que prepares tu visita con antelación y que te pongas en contacto teléfono con la empresa que gestiona las actividades. Encontrarás sus datos en la página web Mina Romana Cueva del Hierro.

Cómo llegar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad