serrania de cuenca - despoblacion

La despoblación
también te influye a ti

La lucha contra la despoblación es un problema común. Aunque se trata de una realidad que afecta especialmente a áreas concretas -como es el caso de la Serranía de Cuenca-, sus consecuencias se extienden mucho más allá. Preocupa los habitantes de las zonas rurales despobladas, pero también debe hacerlo al resto de ciudadanos. En un mundo globalizado, los problemas de una parte, aunque sea muy pequeña, tienen consecuencias en entornos más alejados. 

Estas son algunas de las consecuencias que tiene para todos, vivas donde vivas.

Incremento del riesgo de incendios forestales

Las actividades ganaderas que se desarrollan en el medio rural contribuyen a la limpieza de los montes. Sin esa tarea, el riesgo de incendios aumenta. El fuego lleva a la pérdida de valiosos recursos naturales, a la desertización y a la disminución de la diversidad biológica.

También la agricultura es relevante en la lucha contra lo incendios. Las superficies abandonas se convierten en terreno forestal que puede ser pasto de las llamas. Y con los incendios forestales, perdemos todos.

INCIDENCIA EN EL CAMBIO CLIMÁTICO

Las labores agrícolas tradicionales evitan la erosión del suelo y el mantenimiento de estructuras de conservación del agua. Además, contribuyen a la lucha contra el cambio climático. Los sistemas agrarios que emplean métodos tradicionales retienen más carbono y ayudan a purificar el agua

Por otro lado, refuerzan la democratización de los beneficios y generan economía circular, un sistema de producción de bienes y servicios que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía.

Nuevamente, todos estamos involucrados.

AUMENTO DEL DESEMPLEO

Según la Organización Internacional del Trabajo, “ la economía rural tiene un gran potencial para crear empleos decentes y productivos” y para “contribuir al desarrollo sostenible”. El empleo genera más actividad económica, más riqueza social y más ingresos a las arcas públicas a través del sistema tributario. A todos nos beneficia.

serrania-cuenca-uña
Pérdida del patrimonio cultural

En muchos de nuestros pueblos se guardan valiosos vestigios de nuestra historia. En la Serranía de Cuenca, sin ir más lejos, tenemos buenas pruebas de ello (Moya, Cañete, Villar del Humo, etc.). El abandono de estos lugares supone una pérdida patrimonial que, muchas veces, es irrecuperable.

Pero no solo hablamos de bienes materiales. Con el éxodo rural se pierde un rico acervo cultural en forma de oficios y tradiciones que se han ido pasando de padres a hijos y que proporcionan un sentimiento de identidad y de continuidad.

Peor calidad de vida 

El éxodo masivo a las ciudades provoca la masificación de los entornos urbanos. Directamente, esto está relacionado con el incremento de la contaminación y la necesidad de más recursos que se extraen de otras zonas.

Paralelamente, la pérdida de habitantes de los pueblos hace que los habitantes que optan por quedarse en el entorno rural pierdan servicios y calidad de vida e incrementen su dependencia de las urbes.

Tanto en las ciudades como en los pueblos, tiene sus consecuencias.

Envejecimiento

Habitualmente, son los grupos de menor edad los que abandonan el entorno rural para buscar una oportunidad laboral o formativa o iniciar una nueva forma de vida. Esto supone un paulatino envejecimiento de la población. Con el tiempo, esta dinámica ha desembocado en una nueva vía de despoblación: el crecimiento vegetativo negativo; esto es, hay más fallecimientos que nacimientos. Así, poco a poco, nuestros pueblos siguen reduciendo sus habitantes, entrando en un círculo que, como estamos viendo, nos afecta a todos.

En España, se contabilizan alrededor de 6.800 municipios con menos de 5.000 habitantes. En la última década, 8 de cada 10 municipios menores de 5.000 habitantes han perdido habitantes. Aún así, en ellos viven 5,7 millones de personas, el 12% del total.

La Serranía de Cuenca está en riesgo de despoblación, pero tiene un sinfín de opciones para convertirse en un entorno lleno de oportunidades para numerosos colectivos. La lucha contra la despoblación es una tarea que deben afrontar en común los territorio afectados, pero también es un asunto que nos atañe al conjunto de la sociedad. Como hemos visto, todos nos jugamos mucho. 

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad