Zonas de baño controladas:
aguas seguras para este verano

Para la temporada de verano que ahora comienza, Castilla-La Mancha cuenta con 35 zonas de baño de interior en las que se vigila regularmente la calidad de las aguas. De ellas, cuatro se localizan en la Serranía de Cuenca:

En estas zonas, los visitantes encontrarán espacios habilitados donde se puede disfrutar de la naturaleza en parajes tranquilos de gran belleza y con playas y zonas de baño continentales. Además, los técnicos sanitarios controlan regularmente la calidad de las aguas, las instalaciones y sus entornos para garantizar la seguridad. 

En el siguiente mapa puedes localizar cada uno de estos espacios:

La vigilancia está basada fundamentalmente en la inspección ocular de la playa y el agua. Se toman muestras y se analizan para determinar si cumplen con los parámetros exigidos por la normativa vigente, tanto físicos, químicos, biológicos como microbiológicos.

A partir de estos datos, la Consejería de Sanidad emite informes sobre la calidad de las aguas con una periodicidad quincenal hasta que finalice la temporada de baño, el 15 de septiembre.

Los informes con los resultados de los análisis pueden consultarse en la web del Sistema de Información de Aguas de Baño (Náyade).

Recomendaciones para un baño seguro

Para evitar que un día de ocio se convierta en una pesadilla, ten en cuenta estas recomendaciones.

En cualquier otra zona en la que decidas sumergirte, ten en cuenta la profundidad, que puede variar de un día a otro. Conviene comprobar la distancia al fondo y que no haya elementos sumergidos (piedras, árboles, ramas, etc.).

 
Además, no olvides que las características y la dinámica fluvial de estos espacios naturales pueden provocar que el fondo sea inestable o que se creen surcos o pozas de profundidad y comportamiento desconocido. Estate atento.


Ante crecidas del caudal de un río o si la velocidad de la corriente aumenta es preferible evitar el baño. Asimismo, prescinde del baño si la corriente es turbulenta como consecuencia de la formación de torbellinos.

 

En caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de la recogida y manipulación de la víctima, es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de la columna y avisar a los profesionales para realizar el traslado. En ningún caso se debe transportar al lesionado en un vehículo utilitario.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad