serrania-cuenca-union-europea-leader

¿Qué piensan los EUROPEOS
sobre las zonas rurales?

Las instituciones europeas son conscientes del importante papel que tienen las zonas rurales. Acogen al 30% de la población -137 millones de personas- y ocupan el 80% del territorio. Pero más allá de las frías cifras, proporcionan alimentos, hogares, trabajo y servicios esenciales. Su papel es esencial para la sociedad. ¿Qué piensan los ciudadanos de la Unión Europea sobre las zonas rurales? ¿Son conscientes de sus problemas y del alcance que pueden tener?

En junio de 2021, se publicaron los resultados de un Eurobarómetro que incluía cuestiones relacionadas con la visión que tienen los ciudadanos de la Unión Europea sobre las zonas rurales.

El 79% de los encuestados considera que la UE debe tener en cuenta las zonas rurales en las decisiones sobre el gasto público. El apoyo a esta práctica varía entre el 63% en Dinamarca y el 93% en Eslovaquia. En España, alcanza el 85%.

En esta línea, el 65% de los ciudadanos piensa que las áreas locales o provinciales que reciben fondos de la UE deberían poder decidir cómo se gasta la inversión en las zonas rurales.

Necesidades de las zonas rurales

En cuanto a las necesidades, el 44% de los ciudadanos mencionó las infraestructuras de transporte y las conexiones como claves para el desarrollo. Estas opciones fueron las elegidas en 16 de los estados miembros, mientras que otros ocho se decantaron por la disponibilidad de puestos de trabajo y oportunidades de negocio.

En el listado de necesidades también aparecen, aunque en menor medida, el acceso a la asistencia sanitaria, las guarderías o el cuidado de las personas mayores, todas ellas en un 27% de las encuestas. Por debajo, se sitúan el acceso a la educación y la formación (23%), el cuidado del medio natural (21%) y la disponibilidad de servicios locales como tiendas, oficinas de correos, farmacias o bibliotecas (20%).

Dentro de este ámbito, entre el 52% y el 50% de los habitantes de las zonas rurales considera que es difícil o no es posible moverse en transporte público en su territorio. Esto lleva a que cerca de 6 de cada 10 habitantes de los pueblos europeos demanden más servicios de autobuses.

Por otro lado, el 65% de los europeos considera que la destrucción de hábitats naturales o la pérdida de animales o especies vegetales es un problema inmediato y urgente para las zonas rurales. Sin embargo, el 20% creo que será un problema en el futuro.

Participación

Los ciudadanos de la UE se muestran divididos cuando se les pregunta si pueden influir en las decisiones que afectan a su área local. El 51% considera que sí, mientras que el 47% responde negativamente.

A un alto porcentaje de los ciudadanos (86%) les gustaría involucrarse más en las decisiones que afectan a su área. Esta cifra se queda en el 80% en el caso de España.

Las consultas ciudadanas (63%) y la asistencia a reuniones o eventos y la participación en proyectos liderados por la comunidad (56%) son las opciones preferidas para la participación activa.

Teniendo en cuenta estos datos, la Unión Europea trabaja en desarrollar una estrategia a largo plazo para garantizar que las zonas rurales sigan desempeñando sus funciones esenciales. El objetivo es conseguir zonas rurales más fuertes, conectadas, prósperas y resistentes al cambio climático, a los peligros naturales y a las crisis económicas. El objetivo se ha fijado para 2040.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al pulsar el botón aceptar nos da su consentimiento a nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad